Usa cestas para tenerlo todo bien organizado

Lavar, tender y planchar. Estas tareas se pueden hacer con mucha más eficacia y más cómodamente si lo tienes todo bien organizado. La ropa para lavar también ocupa su lugar. Guardarla en la cesta que más te encaje. Ahorra espacio y recoge las coladas de la manera más práctica.

Para la ropa sucia, mejor utilizar los cestos de ropa; para la ropa planchada, te recomendamos los cestos de menos altura. En definitiva, elige el cesto que mejor se adapte a tus accesorios de lavandería.

Pon los cestos en el estante con un orden lógico. Lo mejor es que las cestas más voluminosos estén en la parte baja de la estantería. Utiliza la primera repisa para acumular la ropa sucia. En las repisas medias puedes poner la ropa que ya ha sido lavada, pero que hay que planchar. En las repisas superiores puedes poner la ropa ya planchada que está a la espera de que la coloques en los armarios.

Elige todos los cestos del mismo color y material. Tu cuarto de lavandería debe tener también un aspecto agradable y relajante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te llamemos?