Propiedades de los materiales del mobiliario exterior

El material del mobiliario es un punto referencial a la hora de comprar productos para el exterior de tu hogar. Como son piezas que deberán someterse a las inclemencias del tiempo y permanecer a la intemperie, deben ser resistentes al agua, la humedad, los arañazos, las manchas, el cloro y la sal marina. Conoce con MacMobles las propiedades, ventajas y desventajas, los materiales más utilizados:

Madera. Los fabricantes suelen usar maderas tropicales, como la teca, porque resisten mejor la humedad y las bajas temperaturas. Aún así, hay que vigilar las posibles manchas por exceso de agua. A pesar de estar tratadas, se recomienda barnizarlas cada año y aplicar aceites hidratantes para un mantenimiento correcto. Para el exterior, son impensables las maderas de pino, ya que se estropean rápidamente. 

Aluminio. Es uno de los materiales más utilizados porque es ligero, fácil de limpiar, duradero y resistente a la corrosión. Está muy de moda en las últimas tendencias en decoración. ¿El inconveniente? El precio suele ser más elevado.

Metal. El mobiliario de hierro soporta bien el paso del tiempo, pero es sensible a la oxidación, por lo que se aconseja tratarlo cada año con pinturas específicas o antioxidantes que retrasen la oxidación. Por otro lado, son muebles pesados y si los quieres colocar sobre un suelo de tierra, pueden hundirse y ser inestables.

Fibras. Las fibras naturales más usadas son el mimbre, la caña de bambú o el ratán, porque resisten adecuadamente el sol y la humedad. Las fibras sintéticas como el loom o el hularo imitan bastante bien las fibras vegetales y todavía son más resistentes a las inclemencias del tiempo. Estéticamente, son materiales cálidos, acogedores, estivales y están muy en consonancia con la tendencia natural y ecológica que tanto se estila ahora. Si no sabes si tienes que decidirte por una fibra natural o sintética, ten en cuenta que las fibras vegetales son más bellas y confortables, pero tienes que colocarlas bajo un porche para evitar que se deterioren.

Plástico y resina. Resisten muy bien las inclemencias exteriores y son bastante económicos, pero tienen las desventajas que se deterioran progresivamente (tienden a amarillear o a perder el color con el paso del tiempo) y que son demasiado ligeros, por lo que pueden ser muy inestables durante los días de viento.

Barro esmaltado. Utilizado en las mesas, con acabados y motivos muy diferentes, supone una opción artesanal y es tan resistente que no necesita un mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te llamemos?